Etapa 10: Minaya – El Provencio

Distancia etapa: 26.7 km
Distancia acumulada: 255 km

Pero que cabrones sois todos en general y alguno en particular. El pobre hombre solo quería hacerme un favor. Aunque es cierto que yo porsidecas me atranque en el albergue y dormí con el bordón puesto.

En fin, como la etapa era larga salí temprano, a eso de las 6. A la salida del pueblo había una gasolinera con un restaurante y entre a desayunar. Resulta que los dueños eran rusos o ucranianos o algo (rusos o ucranianos o algo de los buenos) y fueron, como el resto de la población local, muy amables. Me invitaron a desayunar y me dieron una botella de agua fría para el camino, muy majos. Estuve charlando con el mas joven y me pregunto “pero por que va la gente a santiago?” la verdad es que me dejo a cuadros. Abrí mucho los ojos pestañeando como los dibujos animados japoneses y no supe que decirle, me perdí en divagaciones que le dejaron mas confuso de lo que estaba, el pobre.

De esta guisa y con mucha pena por lo bien que me habían tratado, inundados mis ojos en lagrimas, inicie el camino del día. A unos 6 km había una pedanía con una hermita, una fuente y un árbol, que han pasado al numero uno en el top-ten de fuentes con árbol, desbancando a la de chinchilla y la de Caudete.

20110712-074235.jpg

La verdad es que la etapa, a pesar de ser larga, ha sido agradable, pues el cielo estaba encapotado y hasta las 11 no se ha despejado, con lo que he disfrutado de un paseo silvestre fresquito, permitiendome incluso un inolvidable momento gladiator entre los trigales

20110712-074450.jpg

Hoy tampoco he visto casi conejos, tan solo perdices y muchas codornices. En un momento dado una codorniz ha estado casi 5 minutos andando a unos 200 metros por delante de mi en el camino. Primero pensé que me estaba tomando el pelo, jugando al a ver si me pillas, peregrino. Luego he pensado que a lo mejor estaba haciendo el camino, como yo, pero al intentar entablar conversación con ella amablemente ha levantado el vuelo. Bueno, mas o menos, porque estos pájaros lo que hacen es pegar un arreon y luego planear, no parecen muy atléticos. El caso es que estoy empezando a pensar que esto de Santiago, el apóstol y los peregrinos es un timo. No he visto desde que salí a nadie. Ni uno. Cabrones. Me evitan. Están en el ajo. Seguro.

A unos 10 km de mi destino, me ha sorprendido un estruendo horroroso y al fijarme he contemplado anodadado dos cazas volando en vuelo rasante. Por eso no veía conejos. Los hijos de puta han llamado a la caballería. Se conoce que la base aérea de los llanos esta cerca. Están todos metidos en esto. Es odioso. No tengo a nadie. Son todo enemigos. Para evitar ser localizado me lance debajo de una magnifica encina, aprovechando para refrescarme, quitarme los calcetines un rato, comer algo y beber un poco. Creo que no me han visto. Por cierto, para los que no las hayáis visto nunca aquí tenéis una bellota. Pequenaja, por que acaban de criar.

20110712-075433.jpg

El paisaje hoy ha cambiado radicalmente. Los trigales han dado paso a los verdes viñedos salpicados de pequeños bosquecillos de pino mediterraneo. De hecho en algunos tramos se daban bosques tupidos de pino, carrasca y encina, con abundante sombra, pero de aspecto amenazador… Quien sabe que alimañas se esconden en su interior…

20110712-105102.jpg

Cuando he llegado al pueblo me esperaba el hospedero al pie de un puente sobre el río zancara, que cruza la ciudad. Estaban con el dos paisanos y miraban algo en el agua. Una culebra enorme! Y al lado un cangrejo de río!!! Jajaj ya casi no me queda nada por ver.

El hospedero se llama Manolo y es un fenómeno. Majisimo. Me ha acompañado al centro de salud, a la farmacia, me ha enseñado el pueblo, me ha presentado a todos los que veíamos por el camino, incluso a su mujer! Esta tarde ha venido a verme al albergue y hemos estado charlando un rato. Me contaba que para el era toda una experiencia la de ser hospedero. En su simpleza podía conocer a gente de todo el mundo, alemanes, belgas, franceses, italianos, hasta japoneses habían pasado por allí!! Decía que el nunca podría viajar a esos sitios pero que al tratar con los peregrinos conocía mejor el mundo y cosas que para el eran fascinantes. Hemos pasado un buen rato, es un tipo fantastico, de verdad. En este pueblo se han portado muy bien conmigo. No lo olvidare…

Respecto a los temas de salud, al final he ido al centro de salud a que me viera un medico. Como mi padre se ha empeñado, les he pedido que me pusieran la antitetánica, no sea que me ataque un conejo o me muerda un ciclista a traición y la tengamos. Hoy los pies están mucho mejor. Como no me he puesto ungüentos casi no tengo sudorinas, pero por si acaso se me infectaban las ampollitas, y ante mi insistencia y por consejo de mi hermana me ha recetado bactroban, por si acaso. Además la enfermera me ha recomendado que me ponga aceite de almendra porque por las sudorinas conviene que hidrate un poco los pies que los tengo fatal de lo suyo. Total: dos ungüentos mas. Tengo el botiquín que parece una mochila el solo. Creo que con lo que tengo podría amputarme yo mismo una pierna sin derramar una gota de sangre y sin el menor riesgo de septicemia. Jesus! Que si pomadas para dar frío, que si pomada antiinflamatoria, que si pomada para dar calor, el bactrobane, el aceite, la loción para las picaduras, betadine, alcohol, cien mil tiritas de todos los tamaños, venda, apositos, gasas, aguja, crema para las rozaduras, crema para las ampollas, antidiarreico, antiinflamatorio, antiestaminico… Como me pare la guardia civil me empapela por trafico de estupefacientes.

En fin, me voy a acostar que mañana hay mas. Ahora están cayendo chuzos de punta, con rayos y centellas, que fresquito voy a estar mañana. En la piscina he estado cotilleando las conversaciones de los jóvenes del lugar cuando la inaguantable música de camela que tenían a rodó volumen me dejaba, claro. No tienen desperdicio, mañana si me da tiempo os doy una clase magistral de expresiones manchegas.

Menú: mojo manchego y salmón a la plancha con guarnición.

Mañana: comeré en las mesas

20110712-110916.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Etapa 10: Minaya – El Provencio

  1. Carlos dijo:

    Alberto, tengo excelentes noticias: el doctor Pedro Cavadas ha implantado dos piernas de una tacada a una persona.
    Puedes arriesgar en tu peregrinar. En el peor de los casos, hay solución.
    PD: ¿por qué vamos a Santiago? Después de dos mil años, por lo mismo que veraneamos o tenemos miedo a los dinosaurios: ya es genético.
    Otro motivo podría ser que con cuarenta días de vacaciones, a ver que haces…quién los pillara!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s